Pepsi y su polémico caso de canjeo de un Harrier con Pepsi Puntos

Era el año 1995 y la compañía PepsiCo Inc. Decide que para su nueva campaña publicitaria para su nueva promoción de Pepsi Stuff permitiera obtener por cierta cantidad de puntos un avión de combate Harrier. Una propaganda publicitaria que para ellos podrían resultar algo graciosa y exagerada para llamar la atención de las generaciones jóvenes de aquellos años. Pero un joven estudiante de negocios Jonh Leonard no lo vio de esa manera y decidió reclamar lo que para él era su premio.

Ese año decidieron realizar un comercial donde un joven logra canjear una camisa y una chaqueta por cierta cantidad de puntos Pepsi, todo iba normal hasta el momento en que llega en dicho avión de combate que presuntamente podría ser canjeado por 7 millones de puntos Pepsi. Algo un poco irracional ya que para ese entonces tenía un valor de aproximadamente 30 millones.

Pepsi Stuff era una promoción de la compañía que comenzó ese mismo año. Donde aquellos consumidores podrían canjear puntos Pepsi por premios bien sea camisetas, gorras y algunas cosas más.

Caso que llamó la atención de este joven que para ese entonces apenas tenía 21 años. Quien ante la emoción de poder tener un Harrier decide investigar. A lo que concluye si por una botella de dos litros de esta bebida refrescante otorgaban 1 punto en conclusión; el Harrier  costaría en dinero real aproximadamente 7 millones de dólares. Sin embargo, con varias dudas, Leonard decidió emitir un cheque por la cantidad de 700 mil dólares ya que contaba con algunos puntos que lo ayudaban a reunir los puntos necesarios.

Junto al dinero y los puntos restantes; Leonard envía su formulario respectivo donde escribe que desea cambiarlos por un Avión Harrier. Asimismo, envió su dirección y esperaba con ansias lograr tener su avión frente a su puerta. Un momento incómodo para la compañía pues toca devolver el cheque explicándole al chico que en ningún momento estaba ofreciendo un Harrier; solo era un truco publicitario para llamar la atención. Unido a esto dicha carta venia acompañada de varios cupones y lograr disculparse por aquel malentendido.

Luego de esto; el joven Leonard con ayuda de sus abogados decide tomar iniciativas legales contra la compañía donde alegaba que había realizado una oferta fraudulenta.

La compañía PepsiCo Inc. Rechazó dicha demanda alegando que era compromisos publicitarios y reembolsando los honorarios del aquel entonces abogado defensor de Leonard.

Sin embargo, obtuvo mucha aceptación de varios conumidores de la bebida gaseosa, pero la ley actuó en su contra. Para 1999 este litigio concluyó con una falla a favor de la compañía; dejando claro que nadie podría pensar de forma razonable que la compañía pudiese ofrecer verdaderamente un Harrier.

Un caso que pasó a la historia y que todavía se recuerda. Si quieres ver el vídeo de la publicidad dale click a este link.

Compartir